Friselle o Freselle

Hola a todos, desafortunadamente las vacaciones se han acabado!

Mala suerte, pero bien, lo hemos disfrutado en Galicia, entre sol, lluvia y buena comida.

Empezamos otra vez con nuestra recetas, a la vuelta os queremos pasar una receta que hicimos antes de salir de vacas.

Un plato muy sencillo y veraniego, la “Frisella” o “Fresella”.
Es un plato muy típico en el sur de Italia y que se suele comer en verano.
La Frisella antiguamente era el pan de los pobres, era la reserva de pan para los malos tiempos, para los tiempos cuando no había cosecha, así que era bastante mojarla un poquitín para tener el bendito pan.


La historia nos cuenta que ha estado la compañera de viaje ideal de los peregrinos y de los marineros por mucho tiempo, siendo una galleta seca, la calidad que tenia era de durar por mucho tiempo.

Los marineros solían llevársela en los largo viajes recogidas con una cuerda, y cuando se necesitaba se mojaba con un poco de agua del mar, para darle también aquel poco de sal le faltaba.

Pero la frisella se mojaba y se moja también en el agua de las judías, la salsa del pulpo o de los callos.
En Napoles es costumbre utilizarla como ingrediente para la famosa “Caponata”.  

La costumbre más conocida es mojarla con agua, pasarlas con el ajo y echarle encima el tomate cortado en daditos, la sal el aceite, orégano y albahaca.
Pero os decimos que se puede echar encima todo lo que se quiere, lo importante es que sean todos ingredientes frescos (atún, ventresca, aceitunas, rucola, mozzarella di bufala, anchoas…) si las coméis en verano.

Ingredientes:
  • 800gr de harina
  • Medio sobre de levadura de panaderia
  • 2 cucharas de aceite extra virgen
  • 1 cucharita de azúcar
  • 2 cucharitas de sal


Preparación:

Lo primero que hay que hacer es crear el “lievitino” utilizando solo un poco de harina (1/4), la levadura, el azúcar y el agua, y dejar que salgan burbujas, luego se añade el aceite, la sal, toda la harina, y agua templada (400gr más o menos).

Amalgamar todos los ingredientes y luego empezar a amasar todo, estirando bien la masa y doblándola sobre la masa misma.
La masa deberá resultar lisa, y elástica, dejar crecer en un cuenco cubierto con film y reponer todo en el horno apagado hasta que duplique de volumen (1h ½).








Luego hay que dividir la masa en barritas deberán salir 5 o 6 y dejarlas reposar cubiertas otros 15 minutos, pasados los 15minutos hay que estirarlos y crear como una serpientes bastantes largas (40/50cm).


Enrollarlas como en la foto haciendo unas trenzas dejando espacio en una extremidad para poderla cerrar.



 Si queréis hacerlo más sencillo podéis solo hacer un serpiente de 30cm sin hacer la trenza.

Poner las “Friselle” en la bandeja de horno y dejar crecer hasta que dupliquen el volumen (1h).


Pasada una hora encender el horno a 250º y hornearlas para 15minutos.

Cuidaos porque el pan debe solo dorarse un poco no mucho, hincharse y perder el agua.










Ahora viene la parte más complicada, habrá que cortar el panecillo en dos piezas como para rellenar una rosca.

La tradición quiere que se haga con una cuerda, pero vale un cuchillo que corte bien.

Recomponer las Friselle, y ponerlas en el horno otro 5/10 minutos, sacarlas bajar la temperatura a 150º  ponerlas en la bandeja con el corte hacia arriba y meterlas en el horno otros 20 minutos.










Como dicho antes una vez enfriadas se deben pasar muy rápidamente por debajo del grifo, untarlas con ajo, exprimir encima con las manos el tomate y cortar en trozos lo que queda y ponerlo en la frisella, echar aceite, sal, orégano.


Le Friselle se conservan por muchísimo tiempo, así que si salen muchas no preocupéis, nosotros hicimos unas 10 unidades, y todavía están buenísimas.

Guardarla en bolsas de papel en un lugar fresco y seco.

IMPRIMIR RECETA

8 comentarios

  1. Que curioso, no conocía este pan. Tiene una pinta estupenda.

    ResponderEliminar
  2. Pues me ha parecido un pan estupendo, además a mi todo lo que se amase me vuelve loca. Me quedo por tu blog , disfrutando de tu cocina.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Pilar, habrá que probarlo antes que se acabe el verano , no?

    ResponderEliminar
  4. Hola Maki,
    muchas gracias nosotros también nos hemos hecho seguidores de tu blog, es muy interesante!

    Como siempre esperamos vuestros comentarios y fotos de las recetas que vais haciendo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Es espectacular....yo la como en verano....es muy rica...ahora q descubri como se hacen las vos a amasar...

    ResponderEliminar
  6. Gracias Moni, la verdad es que en verano son tan frescas y ligeras que nunca te cansan..

    ResponderEliminar
  7. Hola! El pan mojado sigue pareciéndome poco atractivo pero esta es la forma en la que las preparaba mi abuelo, quedan húmedas en la superficie y crocantes por dentro : ) Intentaré hacerlas poniéndole un link a tu receta http://www.delirios-cosmicos.blogspot.com.ar/2014/03/frisella-fressa-o-fresella.html

    ResponderEliminar
  8. ¡muchas gracias! Correcto, es así que se quedan y están deliciosas :D Un saludo

    ResponderEliminar

© La Hoja de AlbahacaMaira Gall